PRODUCCIÓN Y ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD

Toda la energía y pasión invertida en el desarrollo de un producto, en la última fase la calidad de la producción en serie debe ir acorde con las especificaciones del departamento de desarrollo. A continuación le explicamos, basándonos en el proceso de manufacturación, qué constituye la calidad de carácter único de los cascos SHOEI.

Producción de la calota del casco

SHOEI utiliza exclusivamente plásticos reforzados con fibra que presentan las mejores propiedades para manufacturar una calota de casco. Gracias a nuestros años de experiencia y a nuestros empleados altamente especializados, SHOEI es capaz de producir calotas extremadamente resistentes y ligeras. Cada calota lleva la marca personal del empleado responsable de la misma, por lo que firma con su nombre la calidad de la pieza en cuestión.

Corte por láser

Aquí, el casco obtiene su forma final. Se eliminan todas las asperezas innecesarias. Los orificios para el visor y la ventilación se tallan por láser en la calota.
Por último, se comprueba el casco para garantizar que presenta el grosor adecuado de material y el peso correcto.

Lacado

A pesar de que hoy en día se han automatizado numerosos pasos de la producción, en algunos campos no es posible prescindir de la artesanía. SHOEI combina el trabajo a mano y la automatización en la producción, para así garantizar la máxima calidad. *Encontrará más detalles sobre el lacado en el apartado dedicado a la artesanía.

Montaje final

Las ranuras de ventilación, las juntas del visor, el interior de la calota y los rellenos se montan con máximo esmero. El casco sólo estará preparado para la venta una vez haya pasado la minuciosa inspección final.

Esta estricta conformidad con los procesos de producción con controles de calidad garantiza la elevada y homogénea calidad de SHOEI.
Aquí, el casco obtiene su forma final. Se eliminan todas las asperezas innecesarias. Los orificios para el visor y la ventilación se tallan por láser en la calota.
Por último, se comprueba el casco para garantizar que presenta el grosor adecuado de material y el peso correcto.

EL TRABAJO A MANO HACE LA DIFERENCIA

Producción LA ARTESANÍA MARCA LA DIFERENCIA “El trabajo realizado a mano juega un papel esencial en la fabricación de los cascos SHOEI. Esto se nota especialmente si tomamos como ejemplo el proceso de lacado

1. Preparación

Una vez que el casco se haya extraído del molde y se hayan limado todas las asperezas y los orificios por láser, el casco recibe su primera imprimación. Entonces, se esmerila y pule a mano, por lo que obtiene una superficie perfectamente homogénea que lo prepara para las operaciones de lacado subsecuentes. Trabajar las diferentes calotas con sus correspondientes peculiaridades requiere un alto nivel de experiencia.

2. Control de la imprimación

Tras la imprimación, el casco es comprobado minuciosamente por si pudiera presentar cualquier imperfección. Entonces, estará autorizado para su lacado, siempre que la superficie sea absolutamente perfecta.

3. Lacado

La calidad de la operación de lacado depende de la calidad de cada una de sus capas. Es virtualmente imposible aplicar a máquina una capa de pintura de gran calidad, incluso aunque se utilicen las pinturas de poliuretano más modernas. Por ello, sólo nuestros empleados especialmente cualificados para ello realizan este paso.

4. Comprobación del lacado

Una vez terminado, el proceso de lacado se somete a una minuciosa inspección por si existiera cualquier tipo de imperfección, irregularidad o similar.

5. Aplicación del diseño

Los gráficos complejos, extremadamente detallados y espectaculares forman parte de la imagen de marca de un casco SHOEI. Los empleados altamente entrenados aplican a mano los diseños siguiendo un paso de trabajo realmente complicado. Así nace el casco lacado.

6. Barnizado de protección

El último paso del proceso de lacado es la aplicación de un barniz transparente a la calota, para proteger el diseño y otorgar al casco su inconfundible brillo.

7. Control final

Antes de pasar a la fase de montaje final, el dibujo terminado del casco pasa por la última meticulosa inspección. Debe ser perfecto, también en las zonas prácticamente ocultas.
2. Control de la imprimación

Tras la imprimación, el casco es comprobado minuciosamente por si pudiera presentar cualquier imperfección. Entonces, estará autorizado para su lacado, siempre que la superficie sea absolutamente perfecta.

3. Lacado

La calidad de la operación de lacado depende de la calidad de cada una de sus capas. Es virtualmente imposible aplicar a máquina una capa de pintura de gran calidad, incluso aunque se utilicen las pinturas de poliuretano más modernas. Por ello, sólo nuestros empleados especialmente cualificados para ello realizan este paso.

4. Comprobación del lacado

Una vez terminado, el proceso de lacado se somete a una minuciosa inspección por si existiera cualquier tipo de imperfección, irregularidad o similar.

5. Aplicación del diseño

Los gráficos complejos, extremadamente detallados y espectaculares forman parte de la imagen de marca de un casco SHOEI. Los empleados altamente entrenados aplican a mano los diseños siguiendo un paso de trabajo realmente complicado. Así nace el casco lacado.

6. Barnizado de protección

El último paso del proceso de lacado es la aplicación de un barniz transparente a la calota, para proteger el diseño y otorgar al casco su inconfundible brillo.

7. Control final

Antes de pasar a la fase de montaje final, el dibujo terminado del casco pasa por la última meticulosa inspección. Debe ser perfecto, también en las zonas prácticamente ocultas.